Forma parte de nuestra comunidad Beliving

Buscar

Amiga, date cuenta


¿Por qué me quedo en relaciones “tóxicas”?
gif


Sé que algunos colegas no son partidarios de que les llamemos así, pero creo que todos lo entendemos perfecto.


Las relaciones “tóxicas” siempre han existido, no es algo nuevo, lo que sí es nuevo, es que tratamos de cambiarlas y de abrirle los ojos a la persona que está viviendo en una relación así. Anteriormente no era bien visto prohibido que los matrimonios se disolvieran sin importar qué tan mal la estuvieran pasando. Era preferible “vivir el infierno”, que aceptar que había una relación disfuncional. Quizás muchas de nuestras abuelas vivieron una relación poco agradable, pero “tuvieron que aguantarse” por el “qué dirán”. El hombre anteriormente tenía el control y la autoridad sobre su esposa. Podía manipularla, maltratarla y no era mal visto.


La pregunta actual es: si a estas alturas las leyes han cambiado tanto como para no obligar a una mujer a estar casada en contra de su voluntad, ¿por qué nos quedamos ahí? ¿Qué nos imposibilita a decir BASTA? Hay un dicho famoso, que dice: “cada quien tiene el amor que cree merecer”. Me parece sensato en cierta medida, ya que toleramos los malos tratos, la “toxicidad”, para retener a la pareja, pero no es porque realmente sea lo que merecemos, sino que tiene que ver con las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos y de las relaciones. Cuando vivimos una relación “tóxica”, existe codependencia, tanto uno como otro tiene la necesidad de mantener esa dinámica, porque ambos integrantes se ven “beneficiados” de una u otra manera. Pero, ¿Cómo puede alguien salir beneficiado del maltrato? El ejemplo más claro, y considero el más fácil de entender, es cuando en una relación en la que se vive violencia doméstica, supongamos que la mujer no trabaja y se dedica al hogar, mientras que el esposo es el sustento económico. A pesar de que exista violencia, la mujer encontrará difícil dejar a su marido por temor y porque sabe que, con todo y los maltratos, “no le hace falta nada”, es decir que intenta compensar una cosa con la otra. Con todo y el apoyo de familiares, amigas y todos los círculos sociales, para esa mujer será muy difícil salir de esa situación por cuenta propia, ya que la culpa y la manipulación la llevan a enfrascarse en falsos dilemas que la mantienen atada y enredada.


Pero bien, nos fuimos hasta la violencia física dentro de una relación tóxica. Permíteme decirte que si de alguna manera estás viviendo situaciones de violencia, lo que sostiene esas dinámicas es justamente ese control y/o comentarios sutiles que nos van cortando las alas y la libertad de poder tomar decisiones sin que el otro se enoje.


¿Qué hago para salir de una relación así? Primero es importante tomar consciencia sobre la calidad de la relación que tienes, claro que siempre hay altas y bajas y temas a tratar, pero observa qué tan frecuentes son las discusiones y por qué se dan, cómo reacciona tu pareja cuando haces algo para lo que según él/ella “no te dio permiso”, o quizás eres tú quien explota de manera desbordada, quien busca controlar cómo viste o con quién habla tu pareja. Si ya lo has identificado o ya te lo han dicho en varias ocasiones y distintas personas, déjame decirte que ahí no es.


Acude a terapia. Es fácil cuando alguien te dice “déjalo/a”, pero resulta mucho más llevadero hacerlo con el debido acompañamiento profesional.


-Si te dice cómo vestirte… AHÍ NO ES.

-Si te revisa constantemente el celular… AHÍ NO ES.

-Si te manipula… AHÍ NO ES.


#Beliving 💙 #PsicologíaEnEvolución


👉Obtén una cita presencial o en línea:

https://www.beliving.mx/psicoterapia

#psicologo #psicologia #psicoterapiaonline

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo